Jue, 07/06/2012 - 14:59

Nuevo impulso a la evaluación de impacto y a su vinculación con el presupuesto del Gobierno Federal de los EUA

El 18 de mayo, la Oficina de Gestión y Presupuesto (Office of Management and Budget, OMB), adscrita a la Oficina del Presidente de los Estados Unidos, ha publicado unas directrices para impulsar la producción y utilización de evaluaciones y su inclusión en las propuestas de presupuesto que presenten los departamentos y las agencias ejecutivas del Gobierno Federal para el ejercicio fiscal de 2014, que se inicia el mes de octubre de 2013.

Las directrices establecen diferentes líneas de actuación, entre las que destacamos las siguientes: 

  • Fomento de la realización de evaluaciones de impacto rigurosas a un coste asequible, potenciando la aplicación de diseños experimentales-con asignación aleatoria de beneficiarios elegibles a grupos de tratamiento y grupos de control-y la utilización de datos ya existentes, contenidos en registros administrativos, sin tener que recurrir a encuestas diseñadas "ad hoc".
  • Incremento del uso de evidencias derivadas de la evaluación en procesos de otorgamiento de subvenciones vía concurrencia competitiva, ya sea condicionando el otorgamiento a la información que aporte el solicitante sobre la efectividad comprobada de proyectos similares, y / o incluyendo en la convocatoria recursos que permitan evaluar la efectividad de las actuaciones que se subvencionen.
  • Impulso de la innovación y de la experimentación en programas sociales asociando evaluaciones rigurosas y estimulando la colaboración entre entidades filantrópicas -que contribuyan con fondos propios a impulsar proyectos piloto y su evaluación- y el sector público -que devuelva una parte o la totalidad de la inversión realizada en el caso de programas que demuestren ser eficaces y que el gobierno quiera adoptar (iniciativa Pay for Success) -.
  • Llevar a cabo evaluaciones de efectividad de programas que incidan sobre un mismo outcome de interés, y valorar posteriormente de forma comparada su efectividad y la relación coste-efectividad.
  • Realizar actividades que mejoren la capacidad evaluadora interna de departamentos y agencias del gobierno, y en especial impulsar la figura de un responsable interno de la evaluación. Esta responsabilidad debería ser asumida por un alto funcionario del departamento o agencia e incluir, entre otras, las funciones de planificación y gestión interna de la evaluación, supervisión de evaluaciones externas, garantizar la independencia y rigor de las evaluaciones y velar por la utilización de los resultados en la toma de decisiones.

Estas directrices se añaden a las establecidas por el OMB sobre la misma cuestión los años 2011 y 2012, y hacen referencia al ejercicio presupuestario de 2014, que en Estados Unidos comienza en octubre de 2013 y se cierra el mismo mes del año siguiente.

Más información

Fuente: OMB